“Coches eléctricos, el futuro ya está aquí“

Marina Tovar Martín y Helena Cuadrado Zárate

IES Numància, Santa Coloma de Gramenet


Muchas personas últimamente se están planteando la idea de comprar un coche eléctrico. Por una parte, porque son una innovación, y, por la otra, porque dicen que son menos contaminantes. Pero la mayoría no se fían mucho, ya que nunca lo han probado o no saben si les va a salir más rentable que el coche común de siempre. ¿Será verdad que son lo mejor para nuestro futuro?

Los coches eléctricos tienen muchas ventajas; contaminan muy poco, ya que funcionan gracias a la electricidad que a diferencia de la gasolina (derivada del petróleo), no contamina ni daña tanto el planeta. Su contaminación acústica también es considerablemente menor, son prácticamente silenciosos. También tiene ventajas económicas, ya que con el tiempo ahorras en gasolina que cada vez va subiendo más de precio. El motor de estos coches es mejor y más económico que el de los coches de gasolina; y su duración es mayor a los coches de este tipo ya que constan de hasta 190 piezas menos y la fabricación de estos no es tan compleja.

Otro punto a favor para este nuevo tipo de vehículo es la manera de conducirlo; es más fácil de controlar y los más actuales cuentan con sensores y radares para que nos sean más cómodos y sencillos de manejar.

Pero no todo son ventajas. Mucha gente no se plantea comprar estos coches por diferentes motivos. El tiempo de carga puede llegar a las 8 horas de tiempo y en la mayoría de coches su autonomía es inferior a 350 km. Los coches que son 100% eléctricos son excesivamente caros y además se han de llevar a talleres especializados.

En realidad no todos los inconvenientes atribuidos a estos coches son realmente ciertos.

Muchos de los modelos sacados actualmente al mercado son perfectamente asequibles. Eso sí, los deportivos eléctricos y los modelos más lujosos tienen un precio muy elevado, pero es muy similar al de los coches deportivos que funcionan con gasolina.

Es cierto que cargar la batería puede llevar bastante tiempo, comparado con lo rápido que se llena de gasolina el depósito. Pero en la actualidad existen muchos puntos de carga súper rápida que permiten cargar los coches con durabilidad de 200 km en tan solo media hora. En la actual Europa hay más de 150 puntos de carga, la mayoría están en el centro del continente pero se estima que para 2018 habrá muchos más en todo el territorio, incluyendo España que contará con súper cargadores distribuidos por toda la península.

Al igual que todos los coches, sean del tipo que sean, hay que llevarlos a centros especializados de su marca, es decir, a sus concesionarios. Por otro lado se está investigando mucho sobre cómo mejorar estos coches y ya ha habido muchos avances tecnológicos en este sentido.

En conclusión; los coches eléctricos son realmente mucho más ventajosos de lo que creemos y sus pegas son muchas menos de las que nos pensábamos. Las desventajas que realmente tienen estos tipos de coches se pueden solucionar investigando un poco más en cómo mejorarlos. Para ello hace falta más implicación por parte del gobierno y que se creen más leyes que impulsen las energías limpias y renovables. También se ha de apoyar la creación y la venta de coches eléctricos, haciendo más publicidad sobre estos ya que prácticamente no se ven anuncios de este tipo de vehículos. Puede que nosotros tengamos que hacer pequeños sacrificios, como esperar algo más de tiempo para cargar el coche, para que nuestro planeta vuelva a estar limpio. Los coches de hoy en día contaminan demasiado y está claro que la gasolina se acabará algún día. Estos automóviles son la solución para reducir la contaminación que está destruyendo la Tierra. ¡Son nuestro futuro!